Lo bueno es enemigo de lo sobresaliente

Lo bueno es enemigo de lo sobresaliente

 

blog01-grande

 

He descubierto por qué Steve Jobs, el cofundador de Apple, decía que “su trabajo era decir que no”. Cuando has avanzado en el logro de tu propósito, hay que mantenerse enfocados, porque el éxito atrae y muchas personas se te acercarán, pues desean proponerte otros negocios o emprendimientos. En este tiempo he recibido muchas ofertas de trabajo, inversiones, asociaciones, entre otros. He sido diligente en decir que no muchas veces. Otras, he cometido el error de decir que sí cuando debí haber dicho que no.

 

En el mundo en el que vivimos, estamos inundados de distractores. Las alertas digitales abundan: los mensajes de Whatsapp, las luces del teléfono de una llamada, los chats de Facebook, un correo que entra. ¡Estamos conectados y recibiendo más estímulos que nunca! Las oportunidades de las que hablamos antes serán más y más abundantes para ti. Ahora es más importante tener claridad de qué cosas van a recibir un “sí” y cuáles van a recibir un “no”.

 

“Lo bueno es enemigo de lo sobresaliente”, escribe Jim Collins. Es decir que en ocasiones podemos tener un trabajo seguro, pero que no amamos, en comparación con lanzarse a desarrollar un negocio incierto que amaríamos hacer. El trabajo seguro es “bueno”, pero el negocio incierto que amaríamos hacer puede ser “sobresaliente”.